Fue de mí, que descubrí las caminatas largas,
los paseos lentos por madrid.
El café tibio al final de la tarde,
tus labios recitando para mí

que el tiempo paso adelante
y los recuerdos llenaron la alfombra
Y tus letras, en dulce reposo.
Se enredaron en tus cabellos.
Y los pasos hacia la puerta
buscaban con esperanza tu presencia;
si es que acaso nos queda tu recuerdo,
si es que acaso me acostumbré a tu ausencia

Fue de mí, fue de mí,
lo que no fue de nosotros,
que seguí vivo y toreando evocos
Que seguí vivo y extrañando rostros.
Fue de mí, que no hubo mas viaje,
ni mas destellos nocturnos,
ni mas fuego en las entrañas,
ni mas “te amo” de nuevo.

Fue, porque luego no pudo ser,
lo que los dos quisimos.
Todas las palabras gastadas
en una última despedida…

Anuncios

que piensas del escrito?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s