A él


Estás ahí,
despertando de un ensueño,
descubriendo que por inercia
has caminado un poco mas.
Ahí, con una acción mundana
que repites por alguna razón,
que te sirve para mezclarte
y no sentirte tan inutil.

Despiertas de una costumbre
que ya ni intentas racionalizar.
Abres los ojos un poco mas,
para confirmar que estás.
Y estás en ti,
y debes estar tambien para los demas,
y te ahoga una sensación
Una sensación de infinita soledad.

– Que haces? dejalo así –
escuchas cerca de ti,
y por instinto mas que otra cosa
sigues la voz hasta su fuente.
Sí, si eras tú al que hablaban.
Eras quien no sirvió para mas.
Quien de su en sueño despierta
para notar que no sirve para esto.

Y esa extraña sensación de soledad
te embarga y se asienta en ti.
Recorre tu vida en un decaimiento.
Eres tú que ya no perteneces.
La depresión se te hace presente,
pierdes el apetito voraz.
Solo quieres escribir
Solo quieres escapar.

En ese instante vuelves a no estar
y, por inercia, te vas;
te vas a ocultarte entre letras
te vas a ocultar en tu infinita soledad…

Anuncios

que piensas del escrito?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s